tiempo contactos camaras solicitudes

Articulos de opinión
Juventud cerebral

Los adolescentes atraviesan por variados cambios físicos, mentales, emocionales y sociales. El principal es la pubertad, proceso por el cual se llega a la madurez sexual y que generalmente ocurre entre los 10 y los 14 años, para las niñas, y los 12 y los 16, para los varones.
Durante este tiempo, se comienza a desarrollar la personalidad y también opiniones propias.
Algunos cambios notables incluyen un aumento de la independencia en relación con los familiares más cercanos, un aumento de las preocupaciones sobre la imagen corporal, incluido el vestuario; mayor interrelación con los compañeros del entorno, y mayor capacidad de percibir entre el bien y el mal.

 

juventud cerebral

 

BUENA RESPUESTA CEREBRAL
El cerebro no detiene su desarrollo en la adolescencia, tal como antes se creía. Nada de eso, pues ya se ha demostrado su continuo crecimiento, más allá de los veinte.
La verificación, realizada en la Universidad de Alberta, Canadá, y publicado en la revista Journal of Neuroscience, se basó en un estudio que utilizó la resonancia magnética nuclear, con la cual fueron escaneados los cerebros de más de treinta personas consideradas sanas, entre los cinco y los 32 años de edad.
En los resultados se encontró, en los adultos jóvenes, cómo continuaban desarrollando conexiones en el lóbulo frontal del cerebro, vinculado con tareas complejas del conocimiento como la atención, la inhibición y el funcionamiento de elevado nivel.
Se deduce de este desarrollo su relación con determinadas ejercitaciones cerebrales en experiencias vitales en la temprana adultez, como la integración en estudios universitarios, la obtención de la independencia y la creación de nuevas relaciones sociales y familiares.


A CUALQUIER EDAD
Ya es conocido cómo las caminatas ayudan a desarrollar la atención, la memoria y toda una serie de procesos cognitivos en personas mayores de 60 años de edad. Las conexiones en la red cerebral, conducentes de estos procesos, incluso vuelven a parecerse a las establecidas en la tercera década de la vida, cuando esta ejercitación es sistemática.
Aunque caminar parece una actividad sencilla, cuando lo hacemos el cerebro está trabajando automáticamente para integrar detalles e informaciones de múltiples fuentes, pues se necesita incorporar datos visuales, de audición y procedentes de músculos y articulaciones, relacionados con el sitio por donde se camina, cuánta fuerza es necesario desplegar, sentido de orientación y muchos otros aspectos, que mantienen el entrenamiento cerebral constante durante el acto de traslación bípeda.


UN BUEN CONSEJO
De todo lo anterior se infiere cómo el ejercicio cerebral continuo favorece el desarrollo cognitivo desde el nacimiento hasta las edades más avanzadas de la vida. A cualquier edad siempre será beneficioso mantener al cerebro en sano y vigoroso ejercicio. Es otra manera de prolongar nuestros años de vida útil.


Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente “Dr. Salvador Allende”
(antigua Casa de Salud Covadonga)
La Habana – Cuba
E. mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Mas info.
Prof. Alberto Quirantes

 

 
Descubriendo a los antioxidantes

Los antioxidantes son substancias presentes en la naturaleza y pueden interrumpir o limitar el daño que los radicales libres han ocasionado...

Los antioxidantes son conocidos desde finales del siglo XIX y a principios del XX comenzaron a ser estudiados profundamente por los químicos como una sustancia para prevenir o retrasar la oxidación de otras moléculas.
Es causa de oxidación la exposición al oxígeno inspirado con la respiración, a pesar de la importancia de éste para el mantenimiento de la vida.
Durante la oxidación, las substancias químicas corporales se alteran convirtiéndose en los conocidos radicales libres.



¡PELIGRO! RADICALES LIBRES
Los radicales libres no son más que metabolitos fisiológicos, pero en ciertas condiciones desfavorables del hombre en relación con su medio, se convierten en dañinos compuestos al incrementarse en forma considerable y desaparecer el equilibrio entre ellos y sus rivales neutralizantes, los antioxidantes corporales.
Los radicales se producen en la respiración con la presencia de oxígeno, un elemento imprescindible para la vida celular de nuestro organismo, pero también favorecedor de la formación de estas moléculas reactivas, inductoras a lo largo de la vida de efectos negativos para la salud.
Con el tiempo, los radicales libres pueden desencadenar una reacción en el cuerpo capaz de dañar substancias químicas importantes, así como los genes y algunas partes de las células. Algunas de ellas pueden sanar, pero en otras el deterioro es permanente.


EL PASO DE LOS AÑOS
En nuestro cuerpo existen células renovadas continuamente, como las de la piel, el intestino y el hígado. Existen otras aparentemente sin capacidad de renovación, como las neuronas.
En el transcurso de los años los radicales libres en exceso, se plantea, pueden producir una alteración genética sobre las células de división continua y contribuir a aumentar el riesgo de cáncer por mutaciones genéticas, la enfermedad de Alzheimer y la de Parkinson, las complicaciones causadas por la diabetes mellitus, enfermedades cardíacas y la artritis reumatoidea, entre otras.
También pueden mermar la funcionalidad de las células que no se dividen tanto y disminuir el número de mitocondrias, mecanismo característico del envejecimiento.
Entre las condiciones que favorecen el aumento de la producción de radicales libres se encuentran la contaminación ambiental, el tabaquismo, las dietas ricas en grasas poco saludables, la exposición excesiva a las radiaciones solares, el estrés, la obesidad o el sedentarismo.


CONOCIENDO A LOS ANTIOXIDANTES
Los antioxidantes son substancias presentes en la naturaleza y pueden interrumpir o limitar el daño que los radicales libres han ocasionado. El cuerpo utiliza antioxidantes para estabilizar los radicales libres, lo cual les impide causar más deterioro en otras células.
Los antioxidantes pueden proteger e incluso revertir hasta cierto punto el perjuicio causado por los radicales libres.
El cuerpo produce algunos, con el objetivo de combatir los radicales libres que se forman durante los procesos corporales normales, pero también pueden obtener antioxidantes cuando se consume una dieta saludable.


DÓNDE BUSCARLOS
Ejemplos de alimentos ricos en estos elementos son frutas y vegetales, pescado, pavo, pollo, huevos y queso, así como el pan y las pastas, preferentemente integrales, poseedores de alto contenido en substancias nutritivas como vitaminas A, C y E, beta carotenos, luteína, licopeno y selenio.
Eliminando los factores negativos capaces de aumentar los radicales libres y adoptando una alimentación rica en antioxidantes se puede conservar una óptima salud y tener muchos años de vida útil.

Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología
Hospital Docente “Dr. Salvador Allende”
(antigua Casa de Salud Covadonga)
La Habana – Cuba
E. mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla
Mas info.
Prof. Alberto Quirantes
 
Profesor Alberto Quirantes Hernández

SEMBLANZA DE MI HOSPITAL

Aunque mi abuelo paterno, Ramón Quirantes Mateo, nacido entre 1840 y 1845, fue natural de Padules y llegó a Cuba a finales del Siglo XIX, desde mi graduación como especialista en endocrinología siempre he trabajado en un gran hospital de prosapia asturiana.

No conocí a mi abuelo en vida pero mi padre, nacido en edades avanzadas de mi abuelo,  supo inculcarme las valiosas virtudes de tan venerado español en cuanto a su integridad, honradez y espíritu de trabajo.

Profesor Alerto Quirantes Hernández

HABLEMOS DE MI HOSPITAL
Muchos años transcurrieron desde aquel 718 de n.e. cuando Don Pelayo derrotó al ejército moro en Covadonga, Asturias, iniciando la Reconquista española, concluida en 1492 con la toma de Granada por los Reyes Católicos.
Porque es en 1895 cuando Manuel Valle, asturiano ilustre, tomó la decisión de comprar de su peculio personal la finca de 24 hectáreas de superficie donde fue erigida la casa de salud Covadonga, traspasada inmediatamente al Centro Asturiano de la Habana con fines de beneficencia.
          
El día 19 de abril de 1896, en acto solemne, se colocó la primera piedra de lo que sería la casa de salud de los asturianos residentes en Cuba y pronto se convirtió en edificios de depurada belleza arquitectónica. Como recuerdo de su fundación fueron sembradas dos ceibas, aún frondosas, junto al pabellón hoy conocido con el nombre de Pepito Tey.

El domingo 15 de marzo de 1897 se celebró, con una esplendida fiesta y numeroso público invitado, la inauguración oficial de la Casa de Salud Covadonga que contaba en aquel entonces con los tres primeros pabellones ubicados entre bellísimos jardines y a la sombra de grandes arboledas, listos para recibir a sus primeros pacientes.
                           
Fueron bautizados con los nombres de destacados fundadores del Centro: el primero recibió el nombre del iniciador Manuel Valle. Hoy todavía mantiene su nombre original y de él se conserva en la actualidad una monumental estatua en el sitio más céntrico del hospital.

Desde el punto de vista científico, la Casa de Salud Covadonga siempre se mantuvo a la cabeza de este tipo de institución en Cuba y en el extranjero, al contar con un cuerpo médico de primera línea y los últimos adelantos de la ciencia.

Casi ininterrumpidamente son construidos, acorde con las últimas tecnologías de la época, los restantes pabellones hasta completar los 40 que hoy conforman el actual Hospital Docente Clínico-Quirúrgico Dr. Salvador Allende.
En l959, al triunfo de la Revolución cubana, la Covadonga contaba con más de 95 mil asociados. Hoy, ya incorporada al Ministerio de Salud Pública desde 1961, brinda asistencia médica de excelencia a más de medio millón de ciudadanos.

UNA POSITIVA EVOLUCIÓN
A fines de l969 se determinó transformar el hospital en unidad docente de pre y postgrado y se construyeron en años posteriores y en terrenos aledaños, dos enormes conjuntos de edificaciones, uno para la Facultad de Medicina y Enfermería y otro destinado a una Facultad de Tecnología de la Salud, constituyendo hoy este gigantesco conjunto un apreciado Complejo Docente Asistencial situado en el municipio Cerro, en pleno corazón de la ciudad de La Habana.

Hace pocos días, a la caída de la tarde y reunidos casualmente en un confortable banco de granito, debajo de una frondosa arboleda de uno de los 14 parques que posee el hospital, conversaba con dos apreciados colegas, el actual director del centro y un destacado dermatólogo. Hacíamos un informal y estimulante balance relativo al desarrollo alcanzado por nuestro bien amado centro asistencial.

Comentábamos que ya contaba con más de mil 700 trabajadores, de ellos 245 médicos de todas las especialidades, casi todos con categoría docente y alrededor de 400 enfermeras y enfermeros, la mayoría ya licenciados en esta especialidad, así como gran cantidad de médicos residentes en diversas especialidades. Nos regocijábamos de disponer de tecnología de avanzada en imagenología, oftalmología y gastroenterología por citar algunas.

Despertaba nuestra admiración que la mayoría de sus vetustos pabellones hubiesen sido remodelados con eficientes y modernas técnicas constructivas, sin perder el elegante estilo colonial de pasadas épocas, y como había sido merecedor de múltiples distinciones por su labor asistencial, docente e investigativa recibió hace muy pocos años el Premio Nacional de la Academia de Ciencias de Cuba.

En una cada vez más animada conversación y sin ponernos totalmente de acuerdo, adelantábamos cifras de cuántos de nuestros compañeros de trabajo y en el transcurso de muchas décadas de abnegado esfuerzo, ya habían alcanzado las más elevadas cimas de las especialidades médicas y quirúrgicas.

Hoy este hospital, al igual que los restantes del país, convertido en una moderna y simpática torre de Babel, recibe alumnos extranjeros para estudiar la carrera de Medicina, que en juvenil mezcla con estudiantes nacionales reciben todos, los más modernos conocimientos de las ciencias médicas, impartidos por personal de elevada experiencia y calificación docente.

El centro también ha incursionado con bastante éxito en el novedoso turismo de salud, destacándose entre otros el tratamiento conductual para combatir la obesidad, la oftalmología y la cirugía reconstructiva.

En el Servicio de Endocrinología del cual soy su director,  tratamos todas las dolencias relacionadas con esta especialidad, pero también funciona un hospital de día donde se ingresan en horario diurno un buen número de pacientes obesos, fundamentalmente mujeres, donde les aplicamos terapia conductual con métodos propios y cursos de nutrición y de ejercicios físicos a fin de modificar definitivamente sus estilos de vida y casi la totalidad logran alcanzar el peso ideal y sin recaídas gracias a los efectivos conocimientos recibidos.

Ya casi anocheciendo, los tres nos dirigimos lentamente hacia la salida en busca de  nuestros autos, convencidos de la necesidad de un nuevo e informal encuentro de amigos para continuar un fascinante e inagotable tema que solo habíamos comenzado en una fresca tarde habanera.


* Profesor Consultante y Jefe del Servicio de Endocrinología
   Hospital Docente “Dr. Salvador Allende”
  (antigua Casa de Salud Covadonga)
   La Habana – Cuba
   E. mail: Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla    

Comer Pero Sin Sal - Profesor Dr Alberto Quirantes Hernández

Reseña del libro "Comer ... pero sin Sal"

 
« InicioPrev12345PróximoFin »

Página 5 de 5